jueves, 8 de enero de 2015

Franquis: “Los canarios pagamos más por nuestros desplazamientos a la Península desde que gobierna el PP”


El diputado socialista denuncia que “desde que gobierna Rajoy, las islas disponen de menos plazas aéreas y la tarifa media de un viaje en avión a la Península es más cara”.

Las islas de Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote están conectadas con menos compañías aéreas, cuentan con menor oferta de plazas y tienen una tarifa media más cara en viajes directos a Madrid ida y vuelta, según reconoce el Gobierno en sus respuestas a las preguntas formuladas por el diputado Sebastián Franquis en relación a la conectividad de las islas de la provincia de Las Palmas.

Gran Canaria está conectada regularmente mediante servicios marítimos insulares de línea regular con 18 ciudades españolas, el mismo número de ciudades que en el año 2011. En cuanto al transporte aéreo, el número de ciudades españolas con enlace directo con el aeropuerto de Gran Canaria era de 18 en 2011, cifra que ha subido a 21 en octubre de 2014. Sin embargo, el número de compañías aéreas que conectan el aeropuerto de Gran Canaria con la Península se ha reducido de 8 a 7 desde 2011 y el precio medio de un viaje de ida y vuelta de Gran Canaria a Madrid, sin incluir el importe correspondiente a las prestaciones públicas patrimoniales por salida de pasajeros, pasajeros con movilidad reducida (PMR) y de seguridad, ha pasado de 234,30 euros en 2011 a 258,02 euros en 2013, lo que supone un incremento de 23,72 euros. Además, en dicho período se ha reducido la oferta de plazas que conectan el aeropuerto de Gran Canaria con la Península en 847.569 (de 3.125.339 plazas en el año 2011 a 2.277.770 plazas en 2014).

En cuanto a Fuerteventura, en 2011 estaba conectada regularmente mediante servicios marítimos insulares de línea regular con 14 ciudades españolas, cifra que se ha reducido a 11 en el año 2014. Respecto al transporte aéreo, el número de ciudades españolas con enlace directo con el aeropuerto de Fuerteventura era de 11 en 2011, bajando a 9 en 2014. También ha disminuido el número de compañías aéreas que conectan el aeropuerto de Fuerteventura con la Península de 7 a 6 en el periodo antes indicado y el precio medio de un viaje de ida y vuelta a Madrid ha pasado de 201,07 euros en 2011 a 222,95 euros en 2013, lo que supone un incremento de 21,88 euros. Además, la oferta de plazas que conecta el aeropuerto de Fuerteventura con la Península en el periodo señalado en se ha reducido 174.700 (de 570.662 plazas en el año 2011 a 395.962 en 2014).

En lo que respecta a la isla de Lanzarote, en 2011 estaba conectada regularmente mediante servicios marítimos insulares de línea regular con 15 ciudades españolas, cifra que se ha reducido a 12 en el año 2014. En cuanto al transporte aéreo, el número de ciudades españolas con enlace directo con el aeropuerto de Lanzarote era de 19 en 2011, bajando a 14 en 2014. También ha disminuido el número de compañías aéreas que conectan el aeropuerto de Lanzarote con la Península de 11 y 9 en el periodo antes indicado y el precio medio de un viaje de ida y vuelta a Madrid ha pasado de 184,48 euros en 2011 a 221,80 euros en 2013, lo que supone un incremento de 37,32 euros. Además, la oferta de plazas que conecta el aeropuerto de Lanzarote con la Península en el periodo señalado se ha reducido en 517.163 (de 1.419.201 en el año 2011 a 902.038 en 2014).

Por todo ello, el diputado Sebastián Franquis considera que “tenemos razones suficientes para preocuparnos por la conectividad de Canarias, al existir una tendencia en la reducción de vuelos y en la necesaria frecuencia, así como por el notable aumento de los precios de los billetes, al menos durante estos últimos años”.

Si a todo esto le unimos la pretensión del gobierno de privatizar AENA, la conectividad de Canarias dependerá exclusivamente de las presiones de las compañías aéreas, de sus cuentas de resultados e incluso de sus políticas empresariales.


“La necesidad de mejorar la conectividad de nuestras islas debe ser una demanda permanente e irrenunciable porque lograr un transporte aéreo y marítimo más eficiente y competitivo es esencial para el desarrollo integral de Canarias y para fomentar intercambios comerciales, turísticos y culturales”, afirma Franquis.