lunes, 15 de abril de 2013

Proposición no de Ley sobre medidas de apoyo al sector turístico de Canarias



EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

España entró en recesión en el segundo trimestre de 2008, continuando en esa situación hasta principios de 2010, momento en que inició una moderada recuperación que llegó hasta la segunda mitad de 2011. Sin embargo, durante el 2012 se volvió a la recesión, permaneciendo en un escenario de caída durante el 2013 y retrasándose el retorno al crecimiento al segundo trimestre del 2014.


Las consecuencias de la crisis económica se han extendido al plano político y al social. El incremento del desempleo, que se inició a comienzos de 2008, todavía continúa produciéndose en la actualidad, aumentando la tasa de paro hasta el 27% de la población activa.

Esta crisis económica tiene su reflejo en Canarias. Según las cifras publicadas por el Instituto de Estudios Turísticos (IET), la llegada de turistas extranjeros a Canarias disminuyó en 2009 más de un 12%, siendo los peores resultados entre el conjunto de nuestros principales competidores. Según las estadísticas de AENA, durante el año 2009 el tráfico total de pasajeros para el conjunto de aeropuertos canarios se redujo en un 11,8%, frente a un 8,1%de caída para el conjunto de España. Las cifras de turistas extranjeros recibidos se situaron entre un 10 y un 15% por debajo de las que se observaron en los años previos a la crisis. En el caso de los turistas peninsulares, la disminución de la afluencia a Canarias fue también muy significativa. La estadística de pasajeros nos permite comprobar que la disminución acumulada de pasajeros residentes en otras Comunidades Autónomas, a lo largo del año 2009, fue de un 11,4%.

La evolución de las llegadas, junto con la reducción de los presupuestos vacacionales, influyó notablemente en el gasto turístico, cifra que se redujo hasta los 9.075 millones en 2009, respecto a 2008, lo que supuso una caída de 1.547 millones de euros. Las dificultades experimentadas por el sector turístico pueden observarse también desde la perspectiva del alojamiento, tanto hotelero como en apartamentos.

En el caso de los hoteles, las pernoctaciones totales durante 2009 se situaron un 6,1% por debajo de las correspondientes a la media de los tres años anteriores, según el INE, y un 12,3% por debajo, según el ISTAC.

Como consecuencia de todo ello, el comportamiento del empleo en el sector turístico no fue ajeno al deterioro general de la situación económica y social de Canarias. El empleo registrado a finales de 2009 fue de un 8,2% inferior a la media del empleo en dicho mes durante los tres años anteriores. Canarias se convierte en la segunda Comunidad Autónoma en la que un mayor porcentaje de empresarios turísticos declaran que sus beneficios disminuyeron en 2009 respecto al año anterior, concretamente un 98,2%.

Durante el 2010, y especialmente en 2011, el turismo se desarrolló en un escenario mucho más favorable, beneficiado por el aumento de la demanda extranjera, los acontecimientos de la primavera árabe, el abaratamiento de las tasas aeroportuarias y las bonificaciones a las compañías aéreas por el incremento de pasajeros, frecuencia o aperturas de rutas, lo que influyó positivamente al sector durante el transcurso de esos años. Los resultados del 2010 evidencian un repunte del sector turístico ensus niveles de actividad, especialmente intenso en la segunda mitad del año, tras las caídas sufridas en el bienio 2008-2009. El incremento de los gastos de los extranjeros, especialmente en destino, el incremento de las pernoctaciones y excursiones de canarios, y el mayor gasto en destino de los españoles peninsulares, explican este registro.

Estos positivos resultados en 2010 favorecieron la ralentización en la caída del empleo en la industria turística canaria. Así, el empleo vinculado a la actividad turística experimentó una caída interanual de tan sólo el 1%, esto es, 2.542 puestos de trabajo menos que en 2009, y el peso del empleo asociado a la actividad turística pasó de representar el 32,1% en el año 2009 al 32,8% en 2010.

En el año 2011, las Islas Canarias recibieron la visita de 10,2 millones de turistas extranjeros, prácticamente el 18% del mercado turístico extranjero en España. Este resultado significó que Canarias fuera la tercera región española con mayor volumen de afluencia de turistas extranjeros. En cuanto al turismo nacional, descendió un 0,6% respecto a 2010 en España, y un 9,2% en Canarias, un claro reflejo de la mala situación económica nacional. En total, en 2011 en Canarias entraron 13.178.975 turistas nacionales y extranjeros, lo que supuso un aumento de un 11% respecto a 2010. Esta enorme subida en la llegada de turistas se produce tras varios años de caída.

Por otro lado, el gasto turístico total en Canarias contabilizó 4.868.313,37 euros en 2011. Se observa un aumento desde 2009 en el gasto turístico medio total en Canarias, lo que permite afirmar que el menor gasto por turista y día se vio compensado por el importante aumento en la llegada de turistas. De este modo, el gasto turístico medio total, respecto a 2010, aumentó un 12,9% en 2011, mientras que en valores reales el incremento ascendió a un 10,1% para el mismo periodo. En cuanto a los índices de ocupación hotelera, 2011 fue buen año, comparado con 2010 y 2009, pues prácticamente todas las islas, salvo El Hierro, vieron  incrementada su ocupación por encima del 60%.

Los buenos resultados turísticos en 2011 tuvieron su reflejo sobre los indicadores de rentabilidad hotelera de los dos destinos urbanos y de la de la mayoría de los vacacionales, situándose por encima de los promedios nacionales. El Estudio de Impacto Económico del Turismo (IMPACTUR) Canarias 2011 evidencia que la actividad turística en el archipiélago canario en 2011 experimentó un avance interanual del 6,5% en términos nominales, generando 12.297 millones de euros, lo que sitúa la participación del turismo en la economía en el 29,5%. El nivel de empleo creado en 2011 vinculado a la actividad turística en el archipiélago canario fue de 3.893 puestos de trabajo y el peso del empleo asociado a la actividad turística pasó de representar el 33,5% en el año 2010, al 34,2% en 2011.

En este escenario, el devenir del PIB Turístico en Canarias en 2011 fue muy positivo, registrando un avance interanual del 6,5% y encadenando con éste dos años consecutivos de crecimiento por encima del registrado por la economía de la Comunidad. Esta dinámica positiva sirvió para recuperar parte de la pérdida de actividad experimentada en 2008 y 2009.

Uno de los elementos dinamizadores que provocaron el aumento de la demanda extranjera fue, sin lugar a dudas, el abaratamiento de las tasas aeroportuarias y las bonificaciones a las compañías aéreas por el incremento de pasajeros, frecuencia o aperturas de nuevas rutas. En una comparecencia del Consejero de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial del Gobierno de Canarias ante el Parlamento de Canarias, éste afirmaba que existe una relación directa entre la reducción de tasas y el aumento de 1,5 millones de turistas registrado en las islas en el año 2011 respecto al ejercicio anterior; en especial, porque las reducciones de tasas aéreas diseñadas para los aeropuertos isleños se basan, en su mayor parte, en un sistema que prima a las aerolíneas que apuestan por Canarias con un incremento, bien de pasajeros, bien de frecuencias o bien de rutas que abren el espacio aéreo canario a nuevos destinos, unas ayudas a las que todas las aerolíneas pueden optar por igual.

En consecuencia, la reducción del sistema de tasas aéreas que estuvo vigente en Canarias hasta el 2011, junto a otras medidas como la promoción turística y la recuperación de las economías europeas, permitieron que Canarias aumentara considerablemente su conectividad con el exterior entre 2010 y 2011, con 9.500 nuevas operaciones de aterrizaje de vuelos procedentes de fuera de Canarias, el establecimiento de 70 nuevas rutas y la llegada de 1,5 millones de turistas más.

El 2012 se inició con una incertidumbre generalizada por la decisión del Gobierno de España de no prorrogar el régimen de abaratamiento de las tasas aeroportuarias y las bonificaciones a las compañías aéreas por el incremento de pasajeros, frecuencia o aperturas de nuevas rutas. Tanto el Gobierno de Canarias, como los siete Cabildos Insulares y los ayuntamientos canarios, representados a través de la FECAM, se manifestaron contrarios a la decisión del Gobierno. Asimismo, las cuatro patronales turísticas de nuestra Comunidad y las Cámaras de Comercio de Canarias hicieron lo propio, considerando que la eliminación de las bonificaciones de las tasas aéreas supondría un duro golpe para la economía del archipiélago.

Además, el Gobierno de España no prorrogó en los Presupuestos Generales del Estado para 2012 la partida de 50 millones de euros destinada a financiar el Plan de Infraestructuras Turísticas 2010-2012, suscrito en junio de 2010 entre el Instituto de Turismo de España y la Conserjería de Turismo del Gobierno de Canarias, y con una dotación financiera anual prevista de 30 millones de euros, 42 millones de euros y de 50 millones de euros respectivamente (122 millones de euros en total), destinados a la mejora del espacio público turístico de Canarias. Al mismo tiempo, se suprimieron las líneas ICO-FuturE, que para Canarias representaban un volumen de préstamos de 142,6 millones de euros, distribuidos en 485 operaciones que generaron una inversión inducida de 352,6 millones de euros en el periodo 2009-2011, lo que supuso el 15% del total de préstamos dispuestos en total del territorio nacional, según el Instituto de Crédito Oficial. Lo mismo ocurrió respecto a los proyectos financiados con cargo al Fondo para la Modernización de as Infraestructuras Turísticas (FOMIT), que desde su inicio hasta el 2010 implicaron un volumen de operaciones de más de 50 millones en Canarias.

Las cifras del 2012 confirmaron todos los temores. La Viceconsejería de Turismo del Gobierno de Canarias informó que el turismo extranjero cayó un 2,1% en las islas el año 2012, hasta quedarse en algo más de 10,1 millones de visitantes, según los datos aportados por Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA). Asimismo, el turismo nacional descendió en un 12,07%. Por su parte, las pernoctaciones disminuyeron en un 1,84%, aunque la estancia media aumentó en un 0,72%. Respecto al empleo, éste se redujo un 0,15%, a lo que hay que añadir la reiterada denuncia de que en los últimos años se sustituye el empleo a jornada completa por el empleo a tiempo parcial, por lo que el empleo neto decrece de forma más elevada. En cuanto al gasto total turístico, fue el único indicativo de importancia positivo en el 2012, creciendo un 5,15%, para situarse en 1.047 euros, a pesar de que el año pasado llegaran menos turistas a las islas. Por el contrario, la estancia media retrocedió un 3%, hasta situarse en 8,9 noches, según la encuesta Egatur.

En el 2013, las cifras de visitantes del mes febrero en Canarias nos muestran las enormes dificultades en conservar las cifras de visitantes. La llegada de turistas extranjeros a Canarias se redujo en febrero en 886.520 pasajeros extranjeros, lo que supone un descenso del 4,54% respecto al mismo mes de 2012, es decir, 42.153 pasajeros extranjeros menos, según los datos aportados por Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA). En el acumulado del año, las Islas han recibido la visita de 1.766.505 pasajeros extranjeros, un 4,28% menos que en el mismo período de 2012. También se registra una caída de visitantes en los resultados de las encuestas de ocupación turística elaboradas por el INE. El total de viajeros alojados en establecimientos turísticos en Canarias baja un 2,1% interanual y el total de pernoctaciones se reduce un 2,4%.

Las cifras de los primeros meses de 2013 vienen acompañadas de unos indicadores de la demanda interna que siguen emitiendo señales inequívocas de debilidad. La energía eléctrica disponible en las Islas cae en enero un 3,7% interanual; las matriculaciones de vehículos retroceden un 12,2% con respecto al mes de enero del año anterior, minorándose en todos los canales de venta a un orden superior al 10%, y el Índice de Comercio al Por Menor señaliza una caída en el consumo al perder durante enero un nuevo 4% interanual. Del mismo modo, los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística sobre el Índice General de Precios al Consumo (IPC) inciden en el estancamiento de la economía canaria. Durante febrero, los precios en Canarias se mantienen invariables, situando la tasa interanual en el 2%, bajo la influencia de los grupos afectados por los ajustes fiscales, tales como “Medicina” y “Enseñanza”, que registran sendos incrementos del 14,9% y del 12,7%, superiores al de estos mismos grupos en el ámbito nacional, donde registran un avance del 12,9% y del 10,4%, respectivamente.

El paro en Canarias alcanza en febrero la cifra de 291.474 parados, subiendo en 12.576 desempleados más respecto al año 2011. El incremento del paro en el Archipiélago se concentra principalmente en torno al sector servicios, que suma en febrero un total de 1.560 desempleados más, en un contexto de finalización de las contrataciones coyunturales vinculadas a la campaña de rebajas. Los demás sectores registran cambios poco significativos, con la salvedad del colectivo “sin empleo anterior”, que cuantifica un incremento relativo del 1,3%. Este aumento situó la tasa de paro en las islas en el 33%.

Con todo ello, se agravan los problemas de la conectividad del archipiélago con la península por la quiebra del Grupo Orizonia, lo que empeora aún más el turismo nacional.

La actual política diferenciada de tasas no acaba de convencer a los operadores turísticos, al no resultar sencillo cambiar su operativa, dado que sus servicios están programados para rentabilizar plantillas, transfers y contratos de alojamiento.

En Canarias, el transporte aéreo es la única opción disponible para las conexiones del archipiélago hacia y desde el exterior, por lo que se reclama un trato diferenciado que tenga en cuenta esas desventajas estructurales. Cada ruta aérea diaria con un 80% de ocupación puede aportar unos 50.000 turistas a Canarias al año, de ahí la importancia de las medidas que se puedan adoptar encaminadas a garantizar la continuidad de nuestro territorio a través de un sistema de transportes con la necesaria frecuencia, capacidad y precios factibles.

La importancia que ejerce la industria turística sobre el crecimiento económico de la Comunidad Autónoma de Canarias está fuera de toda duda, al favorecer de manera considerable al Producto Interior Bruto de la Comunidad y contribuir con un tercio del empleo en las Islas. Por ello, la mejora de la conectividad del archipiélago, la correcta estructuración de la oferta del destino, la mejora continua del producto y el desarrollo de una adecuada estrategia de promoción exterior, constituyen los principales retos para mejorar la competitividad de las Islas Canarias como destino turístico en el panorama internacional. Por otro lado, la situación actual exige que este esfuerzo de cualificación y mejora del destino sea compartido y estructurado por parte de todos los agentes, públicos y privados.

Por todo ello, el Grupo Parlamentario Socialista formula la siguiente:

PROPOSICIÓN NO DE LEY

“El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a:

1. Aplicar una reducción del régimen de tasas aeroportuarias y adecuar las bonificaciones a las compañías aéreas por el incremento de pasajeros, frecuencias o aperturas de rutas vigentes en 2011, revisando, en su caso, el actual sistema de reducción, de manera que siga resultando más ventajoso el precio de viajar a Canarias con relación a otros destinos turísticos.

2. Suscribir un convenio entre TURESPAÑA y el Gobierno de Canarias para la ejecución de un Plan Especial de Infraestructuras en las áreas Turísticas, continuando con la ejecución de la estrategia canaria de mejora del espacio turístico, que se venía aplicando en los últimos años y que ha sido suprimida en los Presupuestos Generales del Estado de 2012 y 2013.

3. Promover un nuevo Plan Renove de Turismo, necesario para incrementar el valor añadido de las infraestructuras turísticas canarias, haciendo especial énfasis en financiar iniciativas con criterios de sostenibilidad medioambiental y eficiencia energética.

4. Incrementar el presupuesto destinado a los planes de actuación de los consorcios de San Bartolomé de Tirajana y Puerto de la Cruz, incluidos en el Plan de recualificación de los destinos turísticos maduros.

5. Diseñar un plan de acción de fomento del turismo nacional, de acuerdo con el sector y contando con la colaboración de la administración autonómica.

6. Realizar los cambios presupuestarios oportunos para que, en la temporada 2013-2014, el Turismo Social IMSERSO recupere las plazas perdidas en Canarias.

7. Incrementar el número de efectivos de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en zonas turísticas de Canarias y la puesta en marcha de planes especiales en zonas de gran afluencia turística.

8. Firmar un convenio entre TURESPAÑA y el Gobierno de Canarias para la realización de un plan de marketing en el exterior.

9. Incluir a la Comunidad Autónoma de Canarias en el Consejo Asesor de TURESPAÑA”.