martes, 29 de mayo de 2012

El PP ha puesto en rojo los indicadores del turismo en seis meses de gobierno

Esta tarde se ha debatido en el Pleno del Congreso una Proposición no de ley del PP sobre la remisión a las Cortes un Plan Integral de Turismo.

Llama la atención que el grupo parlamentario popular haya realizado dicha propuesta cuando desde el Gobierno se viene anunciando a bombo y platillo la elaboración de un Plan Integral desde la campaña electoral, y además este Plan está ya realizado, razón por la que el grupo parlamentario socialista no ha apoyado la Proposición no de ley.

Existen actualmente tres planes concretos, aprobados por el anterior gobierno socialista, que definen la hoja de ruta sobre lo que hay que hacer en Turismo en nuestro país, y que fueron consensuados con el sector turístico, las comunidades autónomas y las corporaciones locales. Dichos planes son: el Plan del Turismo Español Horizonte 2020, que define una estrategia general para el sistema turístico de cara al año 2020; el Plan Litoral Siglo XXI, que abarca las actuaciones necesarias para el ámbito del Mediterráneo, y el Plan de Marketing de Turespaña.

En seis meses de Gobierno, el PP ha puesto en rojo los indicadores del turismo en España, unos indicadores del turismo que antes eran verdes, tal y como reconoce todo el sector turístico, gracias al enorme esfuerzo realizado en los últimos años en materia turística.

En cambio, los Presupuestos Generales del Estado de este año reducen en un 30% el presupuesto en Turismo, cantidad por encima de la media de reducción aplicada al resto de áreas, y únicamente se incrementa en un 12,6% la partida de altos cargos.

Por poner algunos ejemplos, se ha reducido en un 25% el programa de Imserso, clave para luchar contra la estacionalidad, y los planes de Recualificación Integral de los Destinos Maduros; también se ha reducido un 30% en becas y en los recursos en promoción, y se ha suspendido el Plan de Paradores.

Estos presupuestos no van a dinamizar nuestra economía, no harán que seamos más competitivos y no posibilitarán salir de la crisis. Lo que no está en los PGE no existe y estos Presupuestos son demoledores para el turismo, transmiten incertidumbre y generan desconfianza.

A todo ello se une la subida de las tasas aeroportuarias en una media del 19%; la autorización de las prospecciones petrolíferas en Canarias; la reducción del 99,82% de los recursos del FOMIT (-144 millones), y la supresión de fondos del programa de turismo social europeo.

Todas estas medidas son las que han conseguido poner en rojo los indicadores del turismo en España y están propiciando el desplome del sector, pues tal como indican los datos de este año, cada vez vienen menos turistas, gastan menos y ya no creamos empleo.