viernes, 20 de enero de 2012

Si Montoro quiere castigar a los que gastan mucho, también debería penalizar a los que no recaudan

Es inadmisible que en la fecha que estamos, un municipio como Las Palmas de Gran Canaria, el más importante del Archipiélago, no tenga ni siquiera un avance del presupuesto para este año, lo que evidencia la incapacidad para gestionar del concejal de Hacienda, Agustín Gutiérrez.




A día de hoy los concejales de la oposición todavía no hemos recibido ni un solo documento del proyecto de presupuesto, que debía estar aprobado antes de finalizar el 2011. Estamos, pues, ante un nuevo incumplimiento de Cardona, que en su programa electoral prometía cumplir los plazos para la elaboración del presupuesto.

Otro dato que revela la nefasta gestión de Gutiérrez es el descenso en la recaudación tributaria. En los últimos 6 meses el Ayuntamiento ha recaudado un 14,5% menos que el año anterior en ejecutiva, y un 1,6% en voluntaria, tirando por la borda los esfuerzos que se realizaron en el anterior mandato para mantener el nivel de ingresos. Si Montoro quiere castigar a los que gastan mucho, también debería penalizar a los que no recaudan.

Además, no se ha puesto aún en marcha el nuevo sistema integral para la gestión tributaria y recaudatoria, creado en el anterior mandato, y que debía estar operativo en el mes de agosto. Este sistema reduce, simplifica y elimina trámites, evitando la redundancia en procedimientos administrativos, de lo que se benefician todos los ciudadanos. Una apuesta que hicimos los socialistas por la modernización de la gestión tributaria, con hechos de verdad.