jueves, 12 de enero de 2012

El aumento de recaudación por la subida del IBI debe destinarse a subvencionar el incremento de la presión fiscal a los ciudadanos de Las Palmas de Gran Canaria

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria recaudará esta año 6,3 millones de euros por la subida del 10% del IBI aprobada por el Gobierno de España. Esta medida, además de generar una gran injusticia social, castiga a todos los ciudadanos de nuestro municipio, sin tener en cuenta su condición personal ni económica. Ante esta situación, el Grupo Socialista presentará una moción en el próximo Pleno para que esa recaudación se destine a subvencionar el incremento de la presión fiscal a los ciudadanos de Las Palmas de Gran Canaria, que ya están haciendo un esfuerzo por la subida de hace dos años.

A día de hoy la gestión recaudatoria del equipo de gobierno está resultado penosa. El propio concejal de Hacienda, Agustín Gutiérrez, ha reconocido una disminución en la recaudación del IBI. En 2011 no sólo ha bajado la recaudación voluntaria, sino también la recaudación en vía ejecutiva, dejando de ingresar alrededor de 3 millones de euros en los siete meses que llevan gobernando.

Un indicador de la eficiencia municipal es la gestión tributaria, y este equipo de gobierno suspende estrepitosamente. El descenso en la recaudación tributaria se debe a la incapacidad de gestión del concejal de Hacienda. No se trata de pagar más, sino de que paguen los que no pagan, y no se puede justificar en la crisis porque llevamos cuatro años de crisis y el Ayuntamiento había mantenido su nivel de ingresos hasta ahora.

No se ha informado convenientemente a los ciudadanos de los períodos voluntarios de recaudación de los distintos impuestos municipales. No se ha utilizado adecuadamente el call center que el Grupo Socialista creó para informar a los ciudadanos, tanto de los períodos como de las deudas, así como de las formas y facilidades que el Ayuntamiento ofrecía para el pago de los impuestos.

Además, el presupuesto municipal para el 2012 ya lleva un mes de retraso, y no es cierto que no se haya podido aprobar por las exigencias del Gobierno Estatal de incluir el incremento del IBI y de eliminar las aportaciones a los planes de pensiones, porque el presupuesto tenía que estar aprobado hace un mes y esas exigencias de Madrid son recientes.